Tarta de naranja y cafe

receta de tarta de naranja con cafe

Receta de tarta de naranja con café

En este caso, hemos de elaborar una deliciosa tarta de naranja con café, típica en México, y muy particular por cierto. Muy sabrosa y atractiva a la vista. Por otro lado, es muy sencilla y rápida de preparar. Esta receta tiene la ventaja de que se pueden ir aumentando a gusto la cantidad de los ingredientes para hacerla más dulce aún, sobre todo cuando hay golosos en la familia.

Ingredientes: (6 personas)

  • 1 lata de bísquets congelados o bien fríos
  • 3 cucharadas de manteca
  • 2 cucharadas de café molido
  • 100 grs. de azúcar
  • 1 yema
  • 6-8 frutillas
  • 200. Grs. de mermelada de naranja
  • 1 naranja en gajos
  • Agua c/n
  • ½ taza de nueces molidas
  • 2 cucharaditas de cascara de naranja rallada

Para el glasé:

  • ¼ de taza de azúcar glas
  • 50 grs. de queso crema (suavizado con jugo de naranja)

Preparación del bizcocho:

Ante todo, vamos precalentando el horno hasta llegar a una temperatura de 350º C. Engrasamos un molde preferentemente redondo de aproximadamente 23 cm.

A continuación, comenzamos a separar los bísquets (8) y se los coloca en el molde. El resto se los corta con un cuchillo en mitades, y así obtendremos 14 piezas alrededor del bísquet central con la parte cortada mirando hacia el mismo lado. Luego, se pincela con la manteca ya derretida la superficie de la tarta.

Por otro lado, elaboramos la crema de café mezclando el azúcar, la yema de huevo, el queso crema y la manteca. Mezclamos bien, y añadimos el café previamente disuelto en agua.

Finalmente, como dijimos más arriba colocamos la mermelada de naranja en abundancia. Llevamos entonces la tarta al horno, y cuando introducimos un palillo y éste sale seco es porque la tarta ya está al punto justo. El tiempo de cocción depende del horno como siempre, pero dura alrededor de 30 minutos.

Una vez que la tarta ya está cocida, la retiramos y la colocamos en una bonita fuente, y finalmente vertimos el glasé preparado anteriormente sobre toda la tarta, y decoramos con la naranja en gajos, o bien las podemos cortar en rodajas.

Si deseamos, podemos agregar algunas frutas que tan bien quedan y le dan mayor gusto aún. De esta manera, ya tenemos una riquísima tarta para comer sola, en el desayuno, la merienda, luego de las comidas, o bien para servir cuando llegan invitados. La podemos acompañar con una copita de licor o con un buen café o té.
Sin duda tenemos una tarta muy dulce y nutritiva, con un típico sabor agridulce.

Sugerencia: Podemos además, verter un poco de jugo de pomelo para darle un toque único, y sabroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *